La navegación en la Hidrovía Paraguay Paraná se ha incrementado en forma significativa en los últimos años y las perspectivas menos optimistas, estiman que por ella se transportarán cerca de 50 millones de toneladas para el año 2020. El mineral de hierro, granos, subproductos y combustibles figuran como principales cargas demandantes de bodega, aunque con volúmenes más modestos las manufacturas en contenedores mantienen un desarrollo sostenido.
Esto ha ocasionado oportunidades y desafíos para nuestro país, oportunidades aprovechadas en su justa medida con el incremento sustancial de la flota mercante nacional, llegando a ser la más numerosa de la región, y desafíos para la Autoridad Fluviomarítima, la Prefectura General Naval que debe ejercer el control técnico profesional de las mismas en lo relacionado al control y ordenamiento del trafico fluvial, inspecciones de cascos, máquinas, equipos de maniobra y salvamento, electricidad, en el país como en el extranjero, construcciones y reparaciones, determinación de franco bordo y arqueo, aprobación de planos, exámenes técnicos, pericias sobre averías para evacuar informes de sumarios y solicitudes de jueces, extensión de certificados de Navegabilidad, de Seguridad de Máquinas, de Arqueo y Permisos de Construcción. La Prefectura General Naval como policía judicial y auxiliar de la justicia, desempeña variadas funciones dentro de su jurisdicción.
Ejecuta los mandatos judiciales referidos a embargos o interdicciones de salida de buques, evitando de tal modo que estos zarpen cuando se ha ordenado su detención.
En la mayoría de los casos tales interdicciones responden a conflictos civiles, comerciales o laborales que sus armadores, capitanes o representantes legales mantienen en los distintos fueros.
Estas medidas se materializan una vez que los buques arriban a los puertos y excepcionalmente, cuando así lo disponen los magistrados intervinientes, en cualquier lugar de las aguas jurisdiccionales o situación en que se encuentre el buque.
En su carácter de auxiliar de la justicia, la Prefectura extiende su intervención mediante la investigación de hechos ocurridos en su ámbito espacial de actuación y que por su naturaleza son de competencia nacional.
En ese contexto, diariamente la Sección Navegación realiza un constante monitoreo del tráfico fluvial, de tal manera a evitar al máximo la ocurrencia de inconvenientes que pueda afectar el normal desarrollo del cabotaje tanto nacional como internacional. Esta función es de lo más relevante considerando el alto porcentaje de las exportaciones e importaciones realizadas por este medio.